Mercado y servicios de geolocalización




El potencial de la geolocalización es inmenso y afecta innumerables mercados como el Internet de las Cosas (IoT), los autos autónomos y los sistemas de distribución de productos conformando un mercado que para 2021 puede generar 96 mil millones de dólares.

 

Comencemos definiendo los sistemas basados en geolocalización también llamados

LBS o LDIS correspondientes a las siglas en inglés de Location Based Services  y Location Dependent Information Services. Se trata de una mezcla de tecnologías que busca ofrecer al usuario un servicio personalizado dependiendo de su ubicación y para lograrlo se apalanca en otras grandes vertientes tecnológicas.

 

Por una parte se utiliza sistemas de información geográfica y tecnologías de posicionamiento bien sea de lado cliente ( GPS o WiFi, entre otras) o de lado servidor,  y tecnología de comunicaciones para transmitir la información hacia una aplicación que pueda procesar y responder las solicitudes de los usuarios.

 


 

Los servicios pueden ser de rastreo vehicular y personal, de navegación, mapas, turísticos y de publicidad, entre cientos de posibilidades. Gracias a esta tecnología, los clientes pueden saber que

tiendas de almacenes se encuentran cercanas y de la misma forma las tiendas pueden enviar información relevante a los transeúntes en la zona (promociones, descuentos, etc).

 

No sólo eso, las aseguradoras puedan desarrollar apps que permitan obtener auxilios (vehiculares, personales, para las mascotas, etc) aumentando la oferta de valor para sus clientes, los servicios turísticos generar alertas climáticas, los servicios logísticos pueden crear rutas más eficientes e incluso se puede prevenir los fraudes al atar los consumos de los tarjetahabientes con la zonas en la están registrados y compararlos con las zonas en las que se desarrollan las transacciones, entre otras posibilidades.

 

En otras palabras, los servicios de geolocalización permiten a las empresas obtener información relevante sobre sus clientes y hábitos de consumo facilitando el desarrollo de ofertas personalizadas.

 

La penetración de los mismos no sólo se ha disparado gracias a la explosión de los smartphones, también dentro de los mismos teléfonos las aplicaciones relacionadas con geolocalización

se han disparado al punto que nueve de cada 10 usuarios los consume superando el 73% registrado en 2013.





Además, los servicios de geolocalización, inherentes a los teléfonos inteligentes, son usados por usuarios de todas las edades, especialmente para obtener información relacionada con recomendaciones y direcciones, entre otras posibilidades.

 

Gracias a estas bondades las inversiones en estas categorías han ido aumentando en los últimos años. De hecho, en una encuesta realizada en 2017 en Estados Unidos, se encontró que de una u otra forma el 25% el presupuesto de mercadeo era gastado en servicios relacionados con geolocalización. De igual forma se encontró que el 50% de las marcas estaban usando información geográfica para atacar a sus clientes.

 

Los servicios basados en localización tienen además dos grandes divisiones, los que trabajan en espacios abiertos(outdoor) y los que se basan en los sistemas bajo techo (Indoor). También se habla incluso de sistemas de localización en tiempo real o (RTLS).

 

Los sistemas indoor son los que se esperan tengan un mayor impacto financiero pues es bajo techo donde se realizan la mayor cantidad de transacciones incluyendo guías de compra, sistemas de asistencia de emergencia, publicidad de tiendas, administración de eventos y se espera que esta tecnología genere más 40.990 millones de dólares para 2022. Incluso Google ha estimado que el 84% de los compradores en tiendas usan los teléfonos como un asistente de compras.

 

https://mms.businesswire.com/media/20170523005636/en/588476/5/Location-based_Services_Market.jpg

 

Sin embargo, los sistemas outdoor también tienen un inmenso potencial, ayudados de los sistemas de navegación, internet de las cosas y autos inteligentes que ya para 2016 consolidaban un mercado de 15.660 millones de dólares.

 

Evolución del mercado

La evolución de los sistemas de localización en smartphones partió principalmente a través de dos modelos: uno como un sistema de mejora de las aplicaciones, es decir aplicaciones que pueden funcionar sin geolocalización, pero que mejoran su experiencia de uso en forma dramática, y los sistemas de geolocalización puro como el de los mapas.

 

Pero los verdaderos orígenes se remontan a los sistemas de posicionamiento global (global positioning system o GPS) que fueron desarrollados por las fuerzas armadas estadounidenses en la década de los setentas y que fueron posteriormente liberados para su uso comercial. Un año clave fue 1996 cuando los reguladores de este mismo país decretaron que los operadores debían encontrar una forma de conocer la localización de las llamadas realizadas a los sistemas de emergencias.

 

Para finales de la primera década del 2000 la suma de diversas influencias preparó el camino aún más para los sistemas LBS, por una parte, estaba el surgimiento de los smartphones, por otra la llegada de las redes de telefonía celular de tercera generación y por último el internet 2.0 que llevó los usuarios de internet a generar contenido para revolucionar la red y disparar las redes sociales.  

 

La integración de los smartphones con los GPS potenció los sistemas de navegación y mapas, pero el GPS no funcionaba bien en ambientes indoor y curiosamente era en este tipo de espacios donde más tiempo gastan las personas,- hasta un 87% de su tiempo-. Fruto de este fenómeno existen varios tipos de tecnologías que complementan los sistemas GPS como es el caso del WiFi y los beacons (faros).



Location based technology

Fuente: Accenture

 

Un ejemplo claro de este crecimiento, en sistemas LBS, lo dan los almacenes de cadenas donde las tecnologías de localización, basadas en WiFi, registraron, en 2015, un crecimiento anual de hasta el 400% coexistiendo con otras tendencias tecnológicas como los sistemas NFC (para pagos móviles) y los beacons (o faros). Actualmente el retail es el segmento donde los sistemas de localización indoor han sido más desarrollados superando otras verticales como hospitales, gobierno, aeropuertos y seguridad, entre otros.

 

Tendencias y futuro

Niantic, una startup interna de Google que posteriormente se independizaría, sería unos de los nombres claves del 2016 gracias a un juego, Pokemon go, se trataba de un juego que usaría realidad aumentada(AR),integrada con servicios de geolocalización para colocar a millones de personas a cazar personajes digitales en el mundo real.

 

Más en detalle “el juego consistiría en buscar y capturar personajes de la saga Pokémon escondidos en ubicaciones del mundo real y luchar con ellos, lo que implica desplazarse físicamente por las calles de la ciudad para progresar. La aplicación comporta un elemento de interacción social, ya que promueve reuniones físicas de los usuarios en distintas ubicaciones de sus poblaciones”.

Resultado de imagen para location services augmented reality

 

Esto es posible gracias a la integración de las tecnologías de localización (GPS, Wifi) en los smartphones logrando proyectar información digital sobre el mundo real. Esta tendencia apenas está en sus inicios y será especialmente aprovechada por industrias como la publicidad.

 

Otra tendencia será el check in instantáneo, pues apenas lleguemos a una tienda, hotel o aeropuerto nuestros smartphones habrán emitido los datos del usuario interactuado con los sensores registrados en estas edificaciones. Al respecto, los faros (beacons) aumentarán su presencia en grandes superficies permitiendo conocer en tiempo real estadísticas de localización de los clientes para crear mejores eventos y despliegue de productos.

 

Otros segmentos como el marketing digital también serán impactados directamente pues se prevé que la información generada por los influenciadores digitales también se active dependiendo de la localización de los usuarios finales.

 

También es de esperarse un mayor impacto del análisis de datos mediante plataformas de inteligencia artificial (Machine Learning) así como de mayor variedad de ofertas de sistemas de “localización como un servicio” como el ofrecido por empresas como GeoSpice.

 

Pero a pesar de las grandes ventajas también existirán retos provenientes de segmentos como el de seguridad y el de privacidad de los datos. Recientes escándalos como el Cambridge Analytic y Facebook ponen de relieve uno de los principales temores sobre el libre acceso a los datos.

 

De igual forma, siempre existirá una mayor necesidad de ancho de banda, una necesidad que se hace prioritaria con el surgimiento del internet de las cosas y especialmente el de autos inteligentes que impulsará nuevas plataformas de cómputo más cercanas a los dispositivos (Edge computing) que se integrarán con los sistemas LBS para ofrecer mejores experiencias de uso en cualquier lugar que el usuario los necesite.