La inteligencia artificial ya está aquí, estado y tendencias de este mercado

Imagen que contiene electrónica, circuitoDescripción generada con confianza muy alta

En la conferencia I/O 2018 de Google, la más importante de este gigante, se mostró un demo que causó polémica: un bot que sostenía una conversación con un ser humano de forma tan natural que éste nunca notó la diferencia. La plataforma de Inteligencia artificial responsable de este logro es llamada Google Duplex.

La inteligencia artificial siempre ha sido un tema polémico y apasionante, incluso antes de la invención del término, en 1956, por el informático estadounidense John McCarthy. Bajo esta categoría se han incluido toda clase de ficciones desde robots asesinos hasta súper computadoras que han conquistado la raza humana, pero estrictamente, ¿qué es la inteligencia artificial?

“La inteligencia artificial (Artificial Intelligence, o AI) es la simulación de procesos de inteligencia humana por parte de máquinas. Estos procesos incluyen el aprendizaje (la adquisición de información y reglas para el uso de la misma), el razonamiento (usando las reglas para llegar a conclusiones aproximadas o definitivas) y la autocorrección. Las aplicaciones particulares de la AI incluyen sistemas expertos, reconocimiento de voz y visión artificial”.

La AI también se divide en varios tipos, una de sus clasificaciones habla de AI débil ( o estrecha), que se trata de plataformas de inteligencia artificial aplicadas a un solo fin y que no se salen de esos parámetros (de allí su nombre). Estas plataformas ya existen en la actualidad y son usadas masivamente impulsadas por gigantes como Google, Apple, Amazon y Microsoft (entre otros).

En oposición a esta corriente existen la llamada AI fuerte o inteligencia artificial general (AGI por sus siglas en inglés) que se refiere a una inteligencia igual o superior a la humana y es esta la fuente de temor y debates en torno a sus usos y potencial.  Aún no hemos llegado a desarrollar ésta, pero algunos avances prometen.

Por ejemplo, la reciente demostración de Google Duplex exhibió un sistema de inteligencia artificial aplicado en la automatización de las conversaciones telefónicas aparentemente pasando el famoso test de Turing.

Recordemos que esta es una prueba desarrollada por el matemático Alan Turing, en 1950, en la que medimos la habilidad de una máquina para exhibir un comportamiento inteligente similar al de un ser humano de tal manera que, interactuando con ella en una conversación, una persona no pueda determinar si su interlocutor es una máquina o una persona.

Fuente: Superbcrew

Sólo esta aplicación puede traer un impacto de miles de millones de dólares en contact centers donde podría remplazar y complementar los sistemas IVR (Interactive Voice Response), disminuyendo los costos y horas de los empleados (asesores) de cada nicho. Después de todo, idealmente la AI podría reunir en una sola plataforma el bajo costo de los sistemas IVR con el lenguaje natural y complejidad de los asesores humanos.

Cifras como esta han impulsado a algunos analistas a afirmar que para 2020 el 85% de las transacciones realizadas entre una empresa y sus clientes se realizarán sin intervención humana.

Pero estamos apenas a los inicios y el verdadero impacto de la AI está aún por verse y atravesará innumerables industrias afectando la vida de todos. Como muestra se especula que, en un futuro cercano, la aplicación de técnicas de inteligencia artificial moverá entre 3.5 y 5.3 billones de dólares en 19 industrias diferentes que van desde petróleos, hasta telecomunicaciones y agricultura.

 

https://thumbor.forbes.com/thumbor/960x0/https%3A%2F%2Fblogs-images.forbes.com%2Flouiscolumbus%2Ffiles%2F2018%2F04%2FAI-Contribution-by-Industry.jpg

Fuente: Forbes

Más en detalle, se asegura que, gracias a la AI, el 69% de las verticales podrían optimizar el desempeño de sus operaciones en una forma superior a la realizada con sistemas de analítica convencional.  Dentro de este grupo de nichos se destacan los sectores de viajes, Retail, transporte y logística, Oil&Gas, tecnológicas y químicas, entre otros.

Específicamente, en el caso de viajes se estima que la AI tendrá un impacto equivalente al 11.6% de sus ingresos, mientras que en el sector tecnológico llegará a un 10.2%. Un ejemplo concreto, en transporte, proyecta que para 2023 la AI generará más de 3.500 millones de dólares.

Pero no sólo está el impacto en verticales, también el impacto dentro de los procesos de cada empresa. En la siguiente gráfica está expuesto el potencial de la AI en cada segmento de una firma. Entre más grande el bloque más promisorio es:

https://thumbor.forbes.com/thumbor/960x0/https%3A%2F%2Fblogs-images.forbes.com%2Flouiscolumbus%2Ffiles%2F2018%2F04%2FAI-Incremental-Value.jpg

De esta forma encontramos que los segmentos con mejores prospectos son: mantenimiento predictivo; optimización de la rentabilidad; administración de servicio al cliente; diseño de precios y promociones; selección de compra de productos y automatización de labores, entre otros.

Algunas tendencias

Un punto importante de destacar es que la AI ya está entre nosotros y muchas empresas la están usando sin saberlo. Por ejemplo, al tener servicios de chabots en sus sistemas de atención al usuario o en los bolsillos de sus clientes en sus asistentes digitales. Por ello, un paso inevitable en el avance de la AI es desmitificarla e involucrar su uso en los negocios cotidianos, caso contrario al que pasara en la legislación donde se volverá un tema polémico.

Las AI se convertirán en temas de la agenda política debido a su impacto innegable en la automatización de empleos. Incluso voceros destacados como Jon Andrews, el Gerente de Tecnología e Inversiones de Price Waterhouse Coopers (PWC) aseguró que en el futuro las plataformas de inteligencia artificial tendrían el poder de alterar los modelos de negocio actuales, dejando marginados a los trabajadores que no estén preparados para el cambio, igual que a las empresas.

Otro segmento donde la Inteligencia Artificial seguirá creciendo será el de seguridad y reconocimiento de imágenes llegando incluso a generar 7.288 millones de euros, en el periodo correspondiente entre 2106 a 2025.  Este crecimiento en seguridad es apenas una respuesta natural ante el incremento de ataques de hackers y ciberactivistas ya que las AI pueden responder más rápidamente y de forma más eficiente antes estos incidentes.

Infografía: Las aplicaciones más rentables de la inteligencia artificial | Statista

Otras tendencias más generales estarán relacionadas con la optimización en sistemas de logística, mayor potencia en los sistemas de autos inteligentes e incluso generación de contenido usando bots. Al respecto, vale la pena recordar el surgimiento de plataformas capaces de convertir textos en videos como Wibbitz o incluso de escribir artículos como Wordsmith. Por último, las AI requerirán además el surgimiento de profesionales con nuevos perfiles, por un lado, de tipo creativo y por otro, científicos de datos.

En lo que respecta a los principales jugadores en este nicho de mercado se destacan gigantes como Google que ha adquirido más de 11 startups en los últimos cinco años buscando fortalecer su posición de mercado; Apple que ha adquirido siete; Facebook y Microsoft con cinco empresas adquiridas cada una e IBM con tres. Otros grandes en esta carrera son Amazon, Salesforce y NVidia, entre otros. Además de cientos de startups anónimas que luchan ya sea por lograr una participación destacada o por ser adquiridas.

google ai

 

En lo que respecta al impacto de la AI en América Latina ya varias empresas se han montado a esta tendencia, como por ejemplo el Grupo Sura quienes recientemente anunciaron una inversión de 145 millones de dólares al tiempo que afirmaron: “después de consolidar sus operaciones en 11 países latinoamericanos, tienen un nuevo foco: invertir en innovación, robótica, inteligencia artificial y empresas fintech en cualquier parte del mundo”.

Otra muestra lo da Argentina quienes a finales de mayo de 2018 realizó el primer foro de inteligencia artificial e internet de las cosas en ciudades sostenibles de la mano de la Unesco y la ITU, entre otros.

En Chile, la institución de red educacional Crecemos ha implementado en colegios un asistente virtual educativo llamado Brainy apto para entender el español chileno y brindar respuestas en función de la edad del estudiante. Según sus promotores esta plataforma reduce en 40% el costo del reforzamiento escolar e incrementa en 25% el acceso a contenidos especiales y personalizados.

Pero esto es sólo el comienzo, América Latina, por sus fortalezas y debilidades, -penetración tecnológica y personal calificado-, es un “paciente” ejemplar para el uso de estas tecnologías cuyo impacto   apenas se está sintiendo.

 

INFORMACIÓN TOPCOMM