Tendencias de ciberseguridad para 2020

Se estima que cada 14 segundos una empresa sufre algún tipo de ramsoware mientras solo un 10% de ellas lo reporta a las autoridades. Con un incremento en la producción de virus que ya desde 2014 iba en cuatro por segundo, la ciberseguridad es una empresa en constante evolución para poder hacer frente a las amenazas.

La ciberseguridad, al igual que todos los segmentos de tecnología, es una industria en constante movimiento porque las amenazas son un blanco móvil, mutante, que abarca desde tretas sicológicas (ingeniería social) hasta el desarrollo de códigos malignos que se venden como kits, para que los usuarios puedan construir su propio malware. Por ello, los enfoques tradicionales de seguridad hace años dejaron de ser protagónicos.

Por supuesto, aún es útil tener listas blancas y negras de programas malignos, pero se producen tantos virus diariamente que mantener estas listas actualizadas no solo es una labor titánica también es ineficiente. Por ello vino la heurística, para analizar el comportamiento de los programas y juzgarlos por su conducta, los permisos y datos que quieren obtener del sistema y de encontrarlos sospechosos “encerrarlos” en ambientes controlados (Sandboxing).

Es más, en caso que el malware logre burlar todos los sistemas de seguridad una práctica es tener todos los sistemas de computo tan aislados como sea posible, en silos, para que de verse comprometido uno de ellos, no pueda afectar a los otros (micro segmentación). Pero como mencionamos antes la ciberseguridad no para de evolucionar y todos los años vemos tendecias que para este 2020 podemos dividir en:

1. Los dispositivos inteligentes están creciendo más rápido que la capacidad para asegurarlos

Con 127 nuevos dispositivos de Internet de las Cosas (IoT) conectándose a internet cada segundo es lógico que los criminales los vean como un blanco atractivo. Además la administración de estos dispositivos no siempre es la mejor por lo que debemos recurrir a nuevos elementos como la inteligencia artificial para ayudarnos en estas coyunturas lo que nos lleva a la segunda tendencia.

2. La inteligencia artificial (AI) cada vez más importante en ciberseguridad

El cibercrimen ocasionará pérdidas estimadas en 6 billones de dólares para 2021 con semejante volumen es fácil entender como se recurre a la última tecnología para prevenir estos delitos y es allí donde interviene la inteligencia artificial por su inmenso potencial para su detección automática de errores, menores tiempo de respuesta, detección automática de anomalías, eliminación del error humano,etc. Aunque la AI no eliminará el rol de los expertos de seguridad informática si será una herramienta invaluable.

3. La política y el crimen

El ciberactivismo y el crimen patrocinado por gobiernos extranjeros seguirá existiendo, si no recordemos el papel de naciones como Corea del Norte en varios escándalos financieros, los rumores de ataques a entidades estadounidenses desde China o incluso, a menor escala, el ciberactivismo de hackers que individualmente boicotean naciones con las que chocan ideológicamente. Esta tendencia seguirá en aumento dadas las tensiones crecientes entre diferentes naciones.

4. El 5G como factor de riesgo

El uso de nuevas redes de mayor velocidad no solo tendrá consecuencias positivas para la sociedad y los usuarios finales, también representará un mayor riesgo en ciberseguridad al permitir ataques a mayor escala provenientes de redes móviles. Incluso se dice que el 5G podría obligar a repensar las estrategias de seguridad.

5. El déficit de personal capacitado aumentará

A pesar de los diversos esfuerzos gubernamentales, la demanda continua aumentando y se proyecta que 2021 existirá un vacío de 3.5 millones de vacantes en ciberseguridad que deben ser llenados como sea. Por eso, es importante incentivar el ecosistema educativo para hacer más atractivo este segmento laboral que se necesita más que nunca.

Más notas de interés