Cinco tendencias del comercio electrónico para 2022

 Imagen que contiene interior, monitor, computadora, tablaDescripción generada automáticamente

A pesar de todas las consecuencias negativas del covid-19, algunas cosas no fueron tan malas. El comercio electrónico, por ejemplo, fue uno de los grandes beneficiados creciendo más de 183 mil millones de dólares gracias a la pandemia.

 

 

Pero esto es apenas la punta de lanza, pues muchas otras consecuencias están por verse en hábitos de consumo, fortalecimiento de la cadena de proveedores y logística, marketing digital, etc, que afectarán el comercio electrónico (ecommerce).

 

También están los efectos inflacionarios que golpearon el comercio que, globalmente,  crecieron 2.3% anual (comparando el 2020 versus 2019) afectando innumerables categorías donde se destacan fenómenos globales como la escasez de chips de microcomputadora que frenaron la venta de vehículos y de ordenadores.

Fuente Adobe

 

En este escenario es vital preguntarse cuáles son las principales tendencias del ecommerce en los años venideros. A continuación algunas de ellas:

 

1.Búsquedas por voz

Hace años se viene hablando que las búsquedas en internet, realizadas a través de la voz, son el futuro. Es más, las cifras los respaldan como lo demuestra el ejemplo estadounidense donde el 63% de los usuarios afirman haber usado esta tecnología. Especialmente cuando conducen su automóvil (un 52.8% de los encuestados) y para preguntar direcciones, buscar algo que ver en la televisión o para dictar textos, entre otros usos.

 

Y es que esta tendencia venía desde antes de la pandemia generando proyecciones de 8 billones de asistentes virtuales en uso para 2023 explotando los “apenas» 2.5 mil millones de 2018. Dentro de las particularidades de esta tecnología es que es especialmente usada para conseguir cosas del entorno local de los usuarios.

 

2.El Headless comercio seguirá creciendo

El comercio sin cabeza o headless commerce es un término de moda que “se basa en una arquitectura donde front end y back end funcionan de forma independiente”. En otras palabras, separa la interfaz del usuario de la plataforma administrativa.

 

Tradicionalmente cada dispositivo necesitaba su interfaz que estaba enlazada con los sistemas logísticos y administrativos de cada producto lo que complicaba cada cambio, y permitía muy poca personalización de ofertas afectando la experiencia de compra. 

 

Con el comercio sin cabeza (por cierto, la cabeza sería el front end) el sistema para enviar contenido y productos utilizando servicios web o APIs que pueden conectarse a cualquier canal de la empresa abarcando desde sistemas de búsqueda de voz hasta teléfonos y relojes inteligentes, entre otras plataformas.

 

3.Mejoras en los sistemas de pago

En mercados tan competidos cualquier ventaja es crucial para cerrar la venta y esto incluye los procesos de compra. De hecho, en un estudio reciente se encontraron varias de las razones de los usuarios por las cuales abandonan los carros de compra destacándose

  • Costos muy altos 
  • Los sitios demandan a los usuarios que creen una cuenta 
  • proceso de compra muy lento o complicado
  • Errores al general la cuenta 
  • Caída de la página web del vendedor
  • Desconfianza para dar los datos de la tarjeta de crédito

Por cierto, varias de estas mejoras en sistemas de pago también afectarán los sistemas B2B que generalmente han sido un poco relegados por el B2C robándose la atención gracias al surgimiento cada vez mayoritario de plataformas fintech dirigidas al usuario final.

4. Realidades mixtas (virtual y aumentada)

La realidad virtual y aumentada son otras tecnologías que han sido aplicadas a muchos campos, especialmente de entretenimiento y educación, pero su peso en el comercio electrónico apenas está iniciando. Por ejemplo, se ha destacado el deseo de los compradores por más soluciones de realidad aumentada en las compras de muebles ropa, y maquillaje.

 

 

La realidad virtual también ha permitido la construcción de verdaderos showrooms virtuales, que permiten a los usuarios recorrer espacios que no tienen ningún límite excepto la imaginación de sus diseñadores.  No tienen limitaciones de espacio, pueden ser reutilizados, además sus usuarios pueden tener experiencias personalizadas según sus gustos e historial de compras.

 

Las realidades mixtas permiten romper varias de las limitaciones de la virtualidad al poder “ver” en escenarios concretos los productos que desean comprar. Incluso se ha estimado que el 72% de clientes han comprado objetos  que no planeaban gracias a la realidad aumentada.

 

5. Entregas usando drones

Conocidos inicialmente como juguetes o gadgets tecnológicos, los drones han ido ganando cada vez más espacios afectando desde espacios de entretenimiento (grabación de vídeos) hasta infraestructura y seguridad. Incluso Amazon, uno de los pioneros en esta área, encontró que el 80% de sus paquetes eran susceptibles de ser enviados por drones.

Fuente: CDN

 

El mercado ha crecido tanto que para enero de 2021 ya existían ocho empresas estadounidenses comercializando la entrega de elementos a través de estos dispositivos. De esta forma, Estados Unidos se ha convertido además en un campo de prueba donde esta tecnología debe superar obstáculos regulatorios y tecnológicos. Sin embargo, los drones parecen ser una forma barata y efectiva de entregar paquetes en algunas geografías.  

 

Otras tendencias del comercio electrónico que se han mantenido a lo largo de varios años, pero se han visto fortalecidas en épocas de pandemia ha sido el uso de plataformas de inteligencia artificial; una importancia mayor del mercadeo digital en los periodos de confinamiento y de miedo al contagio; el establecimiento de estrategias multicanal más robustas centradas en su elemento digital; más uso de chatbots y una mayor personalización de productos y servicios. 

 

Además y aunque los efectos de la pandemia, a largo plazo, aún están por verse, ya hay experimentos interesantes frente a nuevos medios de pago como las criptomonedas en las que países como El Salvador  han sido pioneros. Por otra, parte el impacto de la pandemia en la cadena global de suministros puede generar otra ola de descentralización en la producción de algunos elementos. Lo único claro en este escenario es que las empresas deben prepararse para lo imprevisto, nunca se sabe cuando un nuevo cisne negro pueda parecer en el horizonte.



-########################- 

Para más información en este y otras áreas de negocio contacte Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

© 2020 Topcomm. All rights reserved.