Comunidades colaborativas, un paso necesario para competir en un mundo global

Elaborado por: Sergio Luna, CEO Topcomm

En un mundo como en el que hoy vivimos; mercados globalizados, digitales y de alta competencia, las alianzas y la organización de comunidades para atender necesidades específicas, cada vez es más común encontrarlas, no solo como una vía para lograr la sobrevivencia como profesionales y/o de los negocios, sino como una alternativa para alcanzar objetivos que de forma independiente sería imposible o mucho más complejo de alcanzar.

Cuando se entiende que el concepto de competitividaddebe ir más allá de ver a la competencia como un rival, y relacionarlo más bien con ser competente de acuerdo a unas circunstancias o a unas exigencias del medio, es posible apreciar cómo la complementariedadjuega un rol muy importante para alcanzar objetivos que realmente impliquen grandes retos.

El comienzo entonces es definir comunidades colaborativas como un conjunto de personas de diversas disciplinas que se reúnen para alcanzar un fin común, en donde los aportes en experiencias y conocimientos de cada uno de los miembros son importantes para alcanzar los objetivos. Los resultados se comparten entre los participantes de la comunidad y todos harán parte de la evolución. Por lo tanto, la confianza, solidaridad y colaboración entre igualesson aspectos indispensables a cumplir dentro de los integrantes.

 

Los beneficios son múltiples, a continuación, en la gráfica, algunos de ellos:

 

Sólo en España ya existen más de 450 empresas que facturan más de 2.500 millones de euros al año y se prevé un crecimiento del 25% interanual.

En Australia, la economía colaborativa mueve más de 46 billones de dólares, logrando interesantes mejoras en la productividad, la calidad y en la reducción de costos.

Según un reporte de Deloittebajo un sistema de colaboración los objetivos se logran un 15% más rápido, aumenta la calidad en un 73% y la capacidad de innovar en un 60%.  Estas son razones de peso para creer que las comunidades generan valor y hacen que los mercados se vuelvan más competentes.

Los modelos colaborativos, se aplican en muchos ámbitos con grandes resultados, sin embargo, solamente haré referencia a lo que tiene relación con el mundo empresarial, que es lo que en este momento nos compete. Es posible aplicarlo al interior de las instituciones como parte de su cultura organizacional, como lo han hecho empresas líderes en el mundo como Google, Facebook, Alibaba, Microsoft, Unilever, entre otros, que facilitan los espacios de trabajo para incentivar la innovación y la productividad. Cuando se habla de crear marcas con propósito y potenciar la experiencia de los clientes, el trabajo conjunto de todos los miembros de la organización se hace indispensable. 

Otras iniciativas, han vinculado el concepto a su modelo de negocios como el pilar para la operación y evolución de sus negocios como Waze, Quirky, Watchityy Local Motors.

Cómo entonces, diseñar una comunidad Colaborativa?

La cultura es lo principal, basada en los valores que establezca en la comunidad y en cumplir primordialmente al menos con estos cuatro fundamentos:

1. El aporte de recursos a la comunidad:Estos recursos pueden ser tangibles (espacios físicos, un software, una plataforma tecnológica) o intangibles (Conocimiento, relacionamiento) que al ponerlos a disposición de todos, la combinación y potencialización de estos, facilitará y aumentará la rapidez para alcanzar los objetivos comunes.

2. La creación de un sistema de contribución-retribución.El éxito de un modelo colaborativo consiste en cómo se logra una interrelación activa y permanente entre los miembros de la comunidad. Y esto se logra cuando existe una relación gana-ganapara cada uno de sus miembros.

Se entiende por contribución los aportes que los miembros realizan para el beneficio común y Retribución lo que cada uno de los miembros reciben a cambio de lo aportado a la comunidad.

Es relevante tener en cuenta que las retribuciones pueden ser motivaciones intrínsecas como reconocimiento, mayores habilidades y conocimiento, o extrínsecas como son las económicas.

La meritocraciaserá un elemento indispensable para establecer el justo equilibrio entre la contribución y la retribución.

3. La siembra de un ADN Colaborativo.Es indispensable generar una mentalidad de colaboración entre los miembros. El respeto, el cuidado por la comunidad y de cada uno de los miembros es una prioridad.

Venimos de estructuras jerárquicas y paternalistas que se deben cambiar. Por lo tanto, cambiar esta ideología, trabajar en el día a día con constancia hasta crear y robustecer estas habilidades en los miembros, es primordial.

Cuando el ADN es inyectado en todo el sistema, las cosas fluyen naturalmente y los controles, las supervisiones y fricciones disminuyen.

4. La implementación de un modelo de gobernanza.Uno de mis grandes aprendizajes es que cuando se habla de participación y colaboración dentro de una comunidad hay una tendencia al caos, porque algunos de los miembros buscan el protagonismo y el ego (tema al que también le dedicaré un artículo próximamente) pueden convertirse en una barrera u obstáculo para alcanzar esos objetivos comunes de la organización. De otra parte, están los integrantes que sólo buscarán capturar beneficios sin ninguna retribución.

Por esta razón, es necesario establecer un modelo de gobernanza que manifieste cómo se distribuye y ejerce el poder. Debe ser un modelo claro, sencillo, transparente y justo, en el que sus miembros se sientan cómodos haciendo parte de este sistema y exista la suficiente confianza para que cada uno dé lo máximo de sí mismo.

La meritocraciapartiendo de una base de igualdad, es el pilar para asignar líderes, roles y responsabilidades.

Seguramente en el transcurso de la operación se presentarán conflictos (normal entre seres humanos) y para ello es vital generar mecanismospara la resolución de estas situaciones.

También es relevante, identificar dentro de las comunidades las personas que son más visibles y otras que no lo son tanto, pero que aportan a su manera. Todas son valiosas y necesarias!. El justo reconocimiento y asignación de roles es clave!

A continuación en el cuadro, la diferencia entre trabajo de equipo y comunidades colaborativas. Vale la pena aclararlas!

 

 

Trabajo en equipo

 

 

Comunidad Colaborativa

 

Las tareas se distribuyen equitativamente

 

 

Las tareas se distribuyen de acuerdo con la experiencia, conocimiento, capacidades

 

 

Se acentúa la competencia y diferencia entre miembros

 

 

Existe complementariedad y Apoyo a potencializar cada integrante

 

Cumplen solo objetivos establecidos

 

 

La creatividad e ideación genera múltiples objetivos

 

 

Las comunidades colaborativas a pesar de sus grandes beneficios tienen sus bemoles. Se trata de todo un arte, que consiste en buscar y velar por el equilibrio y a la vez encontrar la mejor manera de potenciar a cada uno de sus miembros para alcanzar retos comunes.

Por donde empezar?

El primer paso es responder al qué, cómo y por qué crear una comunidad o un sistema colaborativo. Posteriormente, inicie con la práctica! y aprendiendo de otras experiencias similares, son las guías para caminar en este mundo tan interesante!.

Bibliografía: